Tributo para industria del cine es improcedente e injustificado

Armando Alonso González, Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo
Asamblea Legislativa

5 de marzo del 2013

Fernando Contreras, Representante de REPRETEL, manifestó que la imposición de cargas o tributos que se le pretende imponer a empresas de televisión por suscripción, para subvencionar a la industria de producción cinematográfica, sin el fundamento técnico que determine la racionabilidad de los porcentajes, es improcedente e injustificada.

Contreras compareció en la Comisión Permanente Especial de Ciencia y Tecnología y Educación, junto con Luis Carcheri, Gerente General Distribuidora Romaly y Oscar Castillo, representante de Producciones La Zaranda, para que se refirieran al expediente 18601 Fortalecimiento del Centro Costarricense de Producción Cinematográfica.

El represente de REPRETEL indicó que esta empresa desarrolla y opera negocios de televisión abierta, radio, salas de cine y próximamente desarrollará televisión satelital, por lo que se vería afectada en todas estas actividades si se llegara a aprobar este proyecto de ley, tal y como se encuentra redactado.

“No obstante que el proyecto persigue un fin entendible para quienes lo promueven consideramos que resulta improcedente e injustificada la imposición de cargas o tributos a empresas de televisión por suscripción sin el fundamento técnico que determine la racionabilidad de los porcentajes de contribución al fondo o de que estas deban de subvencionar una industria, de la cual no son parte ni tienen relación”, sostuvo Contreras.

En este mismo sentido añadió, que la empresa a la cual representa estaría financiando o más bien subvencionando actividades privadas con fines de lucro a un grupo de empresarios, para que luego se tenga la obligación de comprarles ese producto y además entregarles hasta un 20% de sus activos que es el derecho a la pantalla.

“Las sumas que se pretenden cobrar y las cuotas de pantallas que se pretenden establecer constituyen un desincentivo para la industria de la televisión abierta y de paga, la radio y el cine, las que ya tienen una carga de gravámenes y obligaciones para con el Estado”, comentó.

Por su parte Luis Carcheri, Gerente General Distribuidora Romaly, señaló que la idea no es oponerse al plan, sino más bien aportar ideas que ayuden a lograr los objetivos, en una forma realista, viable y justa para las partes.

“Queremos dejar muy claro que es la avocación de nuestra actividad en apoyar el cine costarricense. Queremos apoyar también las películas costarricenses estableciendo características mínimas de calidad, si apoyamos las películas costarricenses debería ser bajo el establecimiento de una serie de requisitos mínimos, cosa que se le pide a todas las casas productoras sin importar su origen”, detalló.

Finalmente Oscar Castillo, representante de Producciones La Zaranda, manifestó que para el año 2021, Costa Rica sería reconocida, como una nación creadora de contenidos, de alta calidad, con destino de productividad y valor agregado para la realización de producciones internacionales y la inversión extranjera, que ha sido una de las fortalezas de la industria, actualmente en el país, porque se calculó a diez años, desde cuando se inició con la propuesta de este proyecto de ley.

“Ese 3% no es un impuesto nuevo, lo que pasó es que los cines que más dineros producían en aquellos años, como el Rex, el Palace, el Metropolitan, el Universal, Magaly, se fueron, porque cambiaron los hábitos de consumo, o sea ese 3% no es un nuevo impuesto es simplemente recuperar lo que se dejó de percibir en los impuestos de los espectáculos públicos”, concluyó.

2013 Derechos Reservados Asamblea Legislativa