Ponen freno a la entrada de capitales golondrina

Esteban Rojas Sáurez, Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo
Asamblea Legislativa

10 de febrero del 2014

Los diputados votaron, en primer debate, ponerle un freno a la entrada al país de capitales especulativos, conocidos como capitales golondrina, una iniciativa enviada a discusión por el Poder Ejecutivo.

El expediente 18685 pretende evitar que ingresen al país capitales que distorsionen la economía.

La iniciativa señala que a partir del segundo semestre del 2012 y parte del 2013, la economía costarricense presentó condiciones que incentivaron el ingreso de capital externo motivado por los rendimientos financieros, debido a que los premios por ahorrar en instrumentos de deuda costarricenses denominados en colones aumentaron, producto de un tipo de cambio casi fijo, elevados rendimientos de los títulos valores locales.

Esto generó una mayor entrada al país de recursos externos, lo que provocó un desequilibrio macroeconómico, presionando a la apreciación del colón y una mayor compra de divisas por el Banco Central, poniendo en riesgo el control de la inflación en el corto y mediano plazo.

Dentro de las medidas para frenar el ingreso al país de capitales golondrina están: aumentar las retenciones por remesas al exterior sobre los rendimientos pagados por inversiones realizadas por no residentes en el país, hasta por un 30 por ciento adicional y hasta por 24 meses prorrogables.

También, impone un depósito obligatorio a los ingresos de capital que vayan a invertirse en títulos valores inscritos en el Registro de Valores e Intermediarios. 

El diputado del Partido Frente Amplio, José María Villalta Florez-Estrada afirmó que es importante dotar al Banco Central de mecanismos para desincentivar el ingreso de capitales especulativos.

El proyecto menciona que, cada vez que la Junta Directiva del Banco Central acuerde, por mayoría calificada de cinco de sus miembros, que se presenta un desequilibrio en la economía nacional, el Poder Ejecutivo podría  incrementar hasta por un plazo máximo de 24 meses, la tarifa de los impuestos aplicables sobre cualquier tipo de rendimientos que sean pagados a no domiciliados por los emisores, agentes pagadores, sociedades anónimas y otras entidades públicas o privadas.

Reduce, también, el plazo de vigencia del impuesto a los intereses, descuentos y rendimientos, a seis meses y le da al Poder Ejecutivo la competencia para variar la cuota del impuesto y las condiciones en que se aplica previo a una declaratoria de desequilibrio dictada por el Central.

Además,  el destino de lo recaudado con el impuesto se modifica,  ya que el 75 por ciento que, en un principio, iba destinado al Banco Central será trasladado al Fondo General del Gobierno Central, con la finalidad de desincentivar la entrada de capitales especulativos, debido a que se prevé que la recaudación del impuesto sea baja.

La legisladora del Partido Movimiento Libertario, Patricia Pérez Hegg aseguró que el proyecto no cumple con los objetivos planteados.

“Este proyecto no hace la diferencia entre cuál es un capital bueno y uno especulativo”, explico Pérez Hegg.

Se espera que se le de segundo debate el próximo jueves.

2014 Derechos Reservados Asamblea Legislativa