Expendedores de combustible tributarán por ingresos reales

Irene Rodriguez Mena, Departamento de Relaciones Públicas, Prensa y Protocolo.
Asamblea Legislativa.

31 de mayo del 2017 – Los expendedores de combustible deberán partir de ahora, llevar cuentas separadas para diferenciar los ingresos y costos de los servicios públicos que prestan de los rubros que no son propios del servicio público para estimar y establecer el margen de utilidad, así fue dispuesto por los diputados de la Comisión con Potestad Legislativa Plena Tercera al aprobar en segundo debate la reforma del artículo 20 de la Ley de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos, ARESEP.

Artículo 20.- Bienes y servicios de los prestadores

No serán objeto de las disposiciones de esta ley, los bienes y servicios de los prestadores que no estén dedicados a brindar un servicio público. Los prestadores de estos servicios llevarán contabilidades separadas que diferencien la actividad de servicio público de las que no lo son. En todo caso, los ingresos y costos comunes deberán consignarse de acuerdo con las normas técnicas que permitan una distribución que no perjudique la actividad del servicio público.

En el caso de los prestadores del servicio público definido en el numeral 2, inciso d) del artículo 5 de esta ley, llevarán contabilidades separadas de los ingresos y costos del servicio público que prestan, contra los costos e ingresos incorporados o atribuibles a otros sujetos relacionados con la prestación del servicio público de suministro de combustible derivado de petróleo destinado al consumidor final. Para la imposición de obligaciones tributarias, estos responderán por los ingresos y costos que les son atribuibles exclusivamente a ellos.”

No obstante, el costo fijado al consumidor final tiene incorporado todos los componentes que corresponde pagar, dígase impuestos, costo del producto en plantel, costo de distribución, margen de comercialización de estaciones de servicio, entre otros.

Consecuentemente, el expendedor del combustible al cobrar este precio al consumidor final, en realidad no lo hace por cuenta propia, sino por cuenta de RECOPE, quedando en su haber como único ingreso el margen de utilidad por comercialización, previamente autorizado por el ente regulador.

El diputado Otto Guevara Guth razonó su voto afirmativo indicando que es válido el espíritu del proyecto, ya que se debe facturar por el servicio público y el impuesto debe ser sobre el servicio público y dejar de lado los servicios adicionales que presta.

Fuente: Asamblea Legislativa.